Ciudad y territorio como sistemas vivos

Categoría
Comunicación
Acerca de este proyecto

Un sistema vivo es aquel que tiene la capacidad de producirse a sí mismo. Los científicos Maturana y Varela, en 1994, los definieron como sistemas autopoiéticos. La semilla que antes se transformaba en un árbol lo hace porque contiene ADN que le sirve para sintetizar proteínas que a su vez producen ADN que sirve para sintetizar proteínas y seguir creciendo. Además, también identificaron que los sistemas vivos se diferencian por su capacidad de autoregularse. Son capaces de generar dinámicas internas para mantener el equilibrio y compensar los cambios internos y externos que va sufriendo a lo largo de su historia vital.

¿Es posible pensar en la ciudad bajo estos términos? ¿Podemos pensar en una ciudad como un sistema vivo?

Juan Requejo Liberal plantea en el siguiente audiovisual por qué la planificación de las ciudades está fallando.