Redes y Antropología

entrada_redes

29 dic Redes y Antropología

¿Qué son las redes sociales? Para la Antropología hablar de redes sociales es (o debería ser) por lo menos inquietante. Aunque parezca una cuestión olvidada –u obviada-, las redes sociales fueron en su origen un concepto y una herramienta de la disciplina antropológica, y aún lo siguen siendo. Esta expresión fue acuñada por John Arundel Barnes, de la Escuela de Manchester, en la década de los años 50 del pasado siglo. Hoy, sin embargo, el concepto se aplica más bien a los servicios de social networking como Facebook, Twitter o Instagram, que muchos conocemos.

Estos espacios virtuales están de moda, son sitios para empacharse de amistad, contactar con excompañeros de clases, compartir estados de ánimo, opiniones, etc. Son redes que acuñan diversas maneras de contactarse y cumplir con el mandato de la era informacional, que parece ser ese de: comunicarse o perecer.

Fue en los años 80, cuando ya la web y los ordenadores personales iniciaron el auge de lo que sería llamada por algunos “la era informática”. En este periodo, aún la Antropología miraba embobada las comunidades exóticas y las relaciones basadas en el “cara a cara”. En cambio, actualmente se ha hecho incipiente reconocer al menos, que existe un espacio donde los procesos de socialización se caldean entre pixeles y teclas.

El Análisis de Redes estudia los vínculos entre personas (u otra unidad de análisis) y la influencia que ejercen estos vínculos en el comportamiento o la cognición. Sus antecedentes intelectuales se pueden encontrar en la sociología de Simmel, la sociometría de Moreno y como hemos dicho, la Antropología Social de la Escuela de Manchester. Los estudios virtuales y ciberantropólogos han comenzado, recientemente, a analizar las redes en el mundo virtual.

Pero… ¿actúan las redes, llamémosle offline, igual que en el mundo online? Primeramente la separación de estas dos esferas, virtual y real, no sería un buen comienzo para responder esta pregunta. Lo que hacemos en la red tiene mucho que ver con cómo percibimos nuestro mundo: nuestros gustos, preferencias, formas de relacionarnos y hablar, etc. No podemos separar cómo nos comportamos en la web de cómo lo hacemos día a día, por ejemplo, si nos gusta el fútbol establecemos vínculos en la red con aquellos que aprecien este deporte, buscaremos camisetas de nuestros jugadores preferidos en páginas web dedicadas, nos registraremos en foros futbolísticos, y subiremos fotos de nuestro equipo a Facebook, etc., por tanto, posiblemente descartaremos otro tipo de información que sea más dispar con como somos.

No queremos decir con esto que sea un proceso análogo. Las redes virtuales, como espacios de interacción, son ontológicamente distintas a las redes offline pues, por ejemplo, no se dan relaciones cara a cara, siempre están mediadas por algún software, lo que propicia que en la interacción entre dos personas exista más tiempo para responder a una pregunta, se puedan realizar multitud de actividades al mismo tiempo (mirar fotos en Facebook de amigos mientras hablas por chat), o incluso tener la posibilidad de “interactuar” o “hacerte amigo” con multitud de personas que jamás imaginases en la realidad offline.

En Cactus nos interesamos por las nuevas formas que tienen las personas de ser y estar con aquellos que les rodean, aunque esa manera de relacionarse varíe en el espacio y el tiempo.  El estudio de las redes virtuales, del ciberespacio, es un tema complejo y por tanto, debemos mirarlo desde una perspectiva compleja. Sus umbrales no dependen de ningún tipo de frontera, en el sentido tradicional, sino de relaciones que se tejen a través del ciberespacio en función de los intereses de las diferentes personas. Para su análisis e interpretación debemos adoptar otras miras, otras metodologías más oportunas, ayudarnos de herramientas de análisis que tengan en cuenta otros factores y reflexionar sobre aquello que, como etnógrafos, nos limita.  Sólo a través de nuevos enfoques y más información, abordaremos un estudio íntegro de la realidad.

Victoria Márquez
victoria@cactuslab.es
sin comentarios

Deje un comentario